22 DE MARZO DÍA MUNDIAL DEL AGUA:  A LOS POBRES…NI AGUA​

22 DE MARZO DÍA MUNDIAL DEL AGUA: A LOS POBRES…NI AGUA​

LA SITUACIÓN EN NUESTRO PUEBLO Y PEDANÍAS:

– Cada dos meses hay una oleada de cortes de suministro de agua en hogares. 
-No tenemos un reglamento sobre el suministro de agua potable que garantice el derecho de acceso a este servicio básico. Lo único que tenemos claro es que es una obligación del ayuntamiento garantizar el buen funcionamiento del suministro y que el ciudadano está obligado a conectarse a la red pública de agua (es un servicio de obligada recepción) y pagar la tasa correspondiente.

Estas son las dos caras de la moneda. Y es que, desde que se privatizó y entregó su gestión a Aqualia, los sucesivos gobiernos que hemos tenido del PP y del PSOE han hecho dejación de buena parte de sus obligaciones con relación al funcionamiento de este servicio.

Izquierda Unida-Verdes de Mula presentó una moción en el 2015, que fue aprobada por unanimidad del Pleno municipal, para evitar los cortes de agua a los vecinos con dificultades económicas sobrevenidas, posteriormente presentó un borrador de reglamentación en el mismo sentido, y ya en el 2017 se aprueba otra moción por el Pleno a iniciativa de IU para mejorar la supervisión de Aqualia.

Pues bien, el Alcalde y su gobierno están desoyendo estos mandatos del Pleno de la anterior y la actual legislatura y hoy día seguimos igual: con cortes arbitrarios de agua a las familias. Pero, lo peor de todo, es que esa arbitrariedad es ejercida por el jefe de servicio de Aqualia que es el que al final decide a quién se le suspende el suministro y a quién no. Sí, como se lo estamos diciendo. De este modo consigue recaudar y generar más ingresos extorsionando y amenazando a los vecinos que no pueden pagar su recibo de agua, puesto que cada corte supone un ingreso adicional de 63 euros por restitución del servicio y porque ingresa más por la gestión de la recaudación del cobro de la Tasa por recogida de basuras y del agua, cuya gestión tiene encomendada, y así, de paso, contribuye también a garantizarse el cobro del dinero que le debe el ayuntamiento.

Este gobierno, que se llama socialista, está permitiendo con su inacción que se incumpla la declaración de la ONU sobre el derecho al acceso a un bien básico como el agua potable y nuestra propia ley, pues se saltan el procedimiento de apremio establecido para recaudar los tributos y se van directamente a tomar una medida contraria a los derechos fundamentales de las personas y sin cobertura legal alguna. Para estos “socialistas”, si no puedes pagar la tasa del agua no tienes derecho a agua. Así de simple e ilegal es lo que hacen, y, para colmo, delegan tal atribución respecto a las decisiones de corte en una empresa privada que han contratado ilegalmente también.

Este alcalde trabaja para Aqualia en vez de trabajar para los muleños, aunque sean estos los que le paguen el sueldo. En un episodio reciente Aqualia remitió por correo certificado a muchos vecinos una carta amenazando de corte de suministro si no pagaban el recibo, con el agravante de hacerlo tan solo dos días después de finalizar el plazo de ingreso y que iba dirigida a personas que sí habían pagado el recibo.

¿Sabrá nuestro alcalde si Aqualia ha conseguido que algunos vecinos le paguen dos veces el mismo recibo dada la confusión creada entre estos, o simplemente no le importa en absoluto lo que hace Aqualia y deja que esta campe a sus anchas en nuestro municipio?.

Me pregunto: ¿qué pasará el día que puedan privatizar el aire que respiramos?